Powered by Jasper Roberts Consulting - Widget
Planeta Holístico
Agenda de Actividades Holísticas - Talleres - Cursos Frases y Reflexiones Aprendé Meditacion
Suscribirse Gratis Contacto Difundí tus actividades!
¿Quiénes somos? Sumate a nuestro Facebook! Sumate a nuestro Twitter!



Buda
Textos sagrados del Budismo

Buda Shakyamuni

Buda significa "El Despierto" o "El Iluminado". Es el título por el que se conoce mundialmente a Siddhārtha Gautama, nacido en Lumbinī (Nepal). Vivió aproximadamente entre los años 566 y 478 a. C., a finales de lo que se conoce como periodo védico.

Es una figura religiosa sagrada para dos de las religiones con mayor número de adeptos, el budismo (fue fundador de la primera sangha o comunidad budista y primer «gran iluminado») y el hinduismo (considerado como una encarnación del dios Vishnú, posterior a Krishna).

Aunque existen muchas leyendas, se concuerda en que fue un líder religioso conocido como Siddhārtha Gautama. Vivió en una época de cambio cultural en que se cuestionaban los procedimientos religiosos tradicionales de la India.

Fue uno de los reformadores que dio un impulso renovador en el ámbito religioso dhármico que se propagó más allá de las fronteras de la India y terminó transformándose en una de las grandes religiones del mundo, el budismo. En esta religión, el término buddha significa «iluminado», y se usa para nombrar a todo humano que haya conseguido el nirvana.

Los 29 primeros años de la vida del príncipe Siddhārtha Gauthama Buddha (entre el 566 y el 537 a. C.) transcurrieron completamente ajenos a toda actividad espiritual, siempre vivió con su familia. Los detalles de la infancia y juventud de Siddhārtha

 

narran una vida rodeada de enorme lujo y comodidad. Recibió la mejor educación y formación posibles en su tiempo.

Buda Shakyamuni

Siddhārtha comenzó a sentir curiosidad por conocer cómo eran las cosas en el mundo exterior y pidió permiso a su padre para satisfacer su deseo. Śuddhodana accedió, pero preparó la salida de su hijo ordenando que despejaran las calles de toda visión que pudiera herir la sobreprotegida conciencia del príncipe. No obstante, sus cuidadosos arreglos fracasaron pues Siddhārtha, aclamado por la multitud a su paso por las calles, no pudo dejar de percibir el dolor bajo sus formas más agudas, por primera vez se percató de la vejez, enfermedad y muerte.



Buda Shakyamuni

El descubrimiento de la vejez, la enfermedad y la muerte fue traumático para Siddhārtha. Se dio cuenta de que también él estaba sujeto al mismo sufrimiento y su ánimo se tornó sombrío, pues se preguntaba cómo alguien podía vivir en paz y felicidad si esto era lo que le deparaba la vida. En una nueva salida al exterior, el príncipe vio a un anacoreta, un monje mendicante, del cual se sintió impresionado por su carácter apacible. Decidió adoptar, también él, la vida de los monjes que vivían en extremo ascetismo, pasando antes unos años como mendigo.

Siddhārtha vivió como un príncipe hasta los 29 años; luego abandonó su hogar, dejando atrás a su esposa y a su hijo. Partió con la cabeza rapada y ataviado con un vestido amarillo de itinerante, sin dinero ni bienes de ninguna clase, en busca de la iluminación. Más tarde descubrió que todo extremo es malo.

Newsletter de Planeta Holístico

Subscribite a nuestro Newsletter




En su camino, Siddharta aprendió de la mano de cuatro diferentes maestros. Con ellos aprendió diferentes técnicas de meditación y logró altos estados de conciencia. En esencia, las distintas ideas que examinó Siddharta intentaban redefinir la unión del individuo (Atman) con un absoluto (Brahman) para así lograr la liberación. Pero a pesar de sus grandes logros con estas prácticas, no encontró en ellas satisfacción para sus preguntas. Entonces, en un intento por doblegar totalmente al mundo sensorial, Siddharta probó a someterse a austeridades tan extremas que casi ocasionaron su muerte, pero aun así tampoco encontró solución a su problema. Es por esto que decidió investigarlo de una manera nueva y diferente.



Buda Shakyamuni

Aprendió dos cosas de suma importancia: primero, que el ascetismo extremo no conducía a la liberación total, sino que era preciso algo más; y segundo, que, alcanzado cierto punto, ningún maestro era capaz de enseñar nada más. Siddhārtha partió decidido a no seguir buscando fuentes externas de sabiduría, sino a encontrarlas dentro de sí mismo.

Una versión mítica de esta etapa de su vida nos dice que Siddhārtha, en sus extremas prácticas de ascetismo, después de algunos días sin comer ni beber agua, pocos minutos antes de su muerte, escuchó a un maestro que estaba enseñándole a una niña a tocar la cítara. Dicho maestro le dijó que si la cuerda estaba muy floja no sonaría, pero si la cuerda de la cítara se encontraba muy tensa se rompería: la cuerda debía estar en su justa tensión para que pudiera dar música y armonía. En ese momento Siddharta comprendió el camino del medio: tanto el ascetismo extremo como la vida de placeres del palacio eran dos extremos, y la verdad se hallaría en la justa medida entre el placer exacerbado y el ascetismo extremo.

SUMATE A NUESTRO FACEBOOK facebok
 


Sumate a nuestro TWITTER:

Planeta Holístico en Twitter



Al final de su periplo Siddhārtha caminó en un lugar llamado Bodhgaya, en el estado indio Bihar, hasta sentarse bajo la sombra de un árbol llamado bo o bodhi (ficus religiosa), considerado el árbol de la sabiduría.

Una noche de luna llena decidió no levantarse hasta que hallara la respuesta al sufrimiento. La culminación de sus meditaciones llegó cuando tomó conciencia de que ya se había liberado definitivamente. Comprendió las Cuatro Nobles Verdades. Ya no pesaba sobre él la ilusión del falso yo: su verdadero ser estaba más allá de las dualidades del aferramiento y la repulsión; había trascendido el espacio y el tiempo, la vida y la muerte. Comprendió que nunca más volvería a renacer, que había roto el eterno girar de la rueda del samsara. Esto es el nirvana.

Contando para entonces 35 años, según la leyenda, Siddhārtha despertó de sus meditaciones como un Buda (‘despierto’, ‘iluminado’) y siguió sentado bajo el árbol bodhi durante cierto tiempo, disfrutando de la dicha de la renunciación, de la liberación. Después empezó a enseñar sobre el nirvana a quien le oyera; fundando lo que se conoce en Oriente como Buddha-Dharma (la enseñanza del buda); en occidente se conoce más comúnmente como el budismo.
Adoptó varios discípulos, algunos de los cuales también alcanzaron la Iluminación y enseñaron a su vez a nuevas personas, hasta el día de hoy.

Instructorado de Meditación a distancia
Instructorado de
Meditación
a Distancia.

Aprenda distintas técnicas y practique desde su hogar.

Haga click aquí
para más información


Aprendé a Meditar

Buda Shakyamuni


LIBROS Y TEXTOS BUDISTAS:

Las Cuatro Nobles Verdades
El Sutra del Corazón
El Sutra del Diamante
El Dhammapada
El Sutra de Amita
El Sutra de la Puesta en Movimiento de la Rueda de la Doctrina
Alìnacitta Jàtaka
Anattalakkhana-Sutta
Dudubha Jakata
Dutiyalokadhamma Sutta
Kalamas Sutta
Mahacattarisaka Sutta
Mangala Sutta
Metta Sutta
Sammadhi Sutta
Sapurissa Sutta
Ambitabha Sutta
El Sutta de Busso Kapila
La Vida del Buda
La meditación en la respiración: Anapanasati Yoga
Los Fundamentos del Budismo
Los Cinco Recordatorios
El Budismo
Satipatthana Sutta
Bodhicharyavatara de Shantideva
Reflexiones
El Discurso Del Fuego
Los Beneficios de la Meditación Caminando

Preguntas sobre la Meditación Vipassana
Instrucciones para la Meditación
Vipassana Práctica
Saraniya Dhamma
Hacia el Nibbana por el Óctuple Sendero
El Mandala del Pensamiento Budista
La Experiencia del Despertar
La Naturaleza Vacía del Yo

 

Volver a la Página de Libros
*


Para saber más sobre Buda, hacé click aquí
Para más información sobre Budismo, hacé click aquí
Para más información sobre el Dalai Lama,
hacé click aquí

Para más información sobre Budismo Tibetano - Vajrayana - Tántrico,hacé click aquí
Para saber más sobre Budismo Zen, hacé click aquí
Para saber más sobre el maestro Zen Thich Nhat Hanh, hacé click aquí

¿Te gustó? Compartilo en tus redes sociales:


 

Visitá nuestra Página Principal:
Planeta Holistico